czwartek, 4 marca 2010

Czerwone korale y vino rojo






Las palabras de la clase, de los ejercicios, de la fotocopias se nos olvidan en seguida. Pero las palabras que aprendemos en una situación concreta, en el momento de mucha presión, susto, necesidad o placer, estas palabras se quedan para siempre.
Una amiga mía aprendió la palabra tinto tomando vino en España. Un vino tinto. Un vino tinto, por favor. Unos días después, volviendo de la playa, dice: Estoy tinta. Cómo? Tinta. Sol. Mucho sol. Tinta. Quería decir roja. Por qué dijo tinta? Porque en polaco decimos czerwone wino, es decir vino rojo. Igual que czerwona skóra (piel roja), czerwone korale (lo que lleva la chica en la foto, ¿a ver, cómo se llama esta cosa roja en castellano?) etc.
De paso un repaso de género del adjetivo: el masculino acaba en la y o i (czerwony koral), el femenino en la a (czerwona jarzębina), y el neutro en la e (czerwone wino). La terminación del neutro coincide con la terminación del nominativo plural no hombre, lo que se ve bien en la siguiente frase: Czerwone korale, czerwone niczym wino. En singular koral, en plural korale. Czerwone korale. Wino es neutro y singular por lo tanto czerwone wino. Collares rojos, rojos como el vino. Así empieza la canción del grupo Brathanki.



Y ya que estamos con el color de amor y pasión, un viejo hito de las bodas polacas ;) Czerwona jarzębina.



La foto tomada de la página: stylio.pl. El post dedicado a los cuatro mosqueteros del primero;)

2 komentarze:

  1. Nie jestem czerwony, ale biały.
    Pozdrowienia z Krakowa

    OdpowiedzUsuń

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails